87 AÑOS DE PRISIÓN, PARA CRIMINAL QUE PRIVO DE LA VIDA A UN AGENTE DEL M.P.

La Prensa Sonora
2019-09-06

SE HACE JUSTICIA PARA MANUEL Y SU ESPOSA MARÍA DEL ROSARIO, LA FISCALÍA DE SONORA LOGRA 87 AÑOS 6 MESES DE PRISIÓN PARA QUIEN POR LA ESPALDA LOS PRIVÓ DE LA VIDA, ÉL SE DESEMPEÑABA COMO AGENTE DEL MINISTERIO PÚBLICO EN ESTA FISCALÍA


•Además, personal de la Fiscalía de Justicia de Sonora obtuvo que el sentenciado pague una multa de 60 mil 772.40 pesos y 122 mil 834 para la reparación del daño.


•Personal de Litigación, de la FGJE, demostró en el juicio que disparó contra Manuel “N.”, entonces Agente del Ministerio Público, y su esposa María del Rosario “N.”, mientras convivían con su familia un domingo de abril de 2018.


•El agresor y hoy sentenciado, figuraba en una carpeta de investigación realizada por la víctima, y representante social, por narcomenudeo y posesión de arma de fuego.


•“A las víctimas indirectas, familiares y compañeros de la FGJE, la pérdida del licenciado Carlos Manuel y su esposa es irreparable, pero honramos su memoria haciendo justicia con esta sentencia ejemplar”: Claudia Indira Contreras, Fiscal de Justicia en Sonora.

 

Ciudad Obregón, Sonora, septiembre 5 de 2019.- Por la espalda, así fue como Román Ariel “N.”, de 26 años, disparó contra su víctima y su esposa, quienes estaban tranquilos, en una plática de domingo familiar.

 

El atacante fue detenido tras meses de investigación de la Fiscalía General de Justicia del Estado de Sonora (FGJE), y fue sentenciado a 87 años 6 meses en prisión por el delito de homicidio calificado con premeditación, alevosía y ventaja en número de dos.

 

Además, el personal de Litigación de la Vicefiscalía de Control de Procesos, de la FGJE, logró que el Juez aplicara una multa de 60 mil 772.40 pesos y 122 mil 834 para la reparación del daño.

 

Una domingo de descanso, de pasarla con la familia en paz y tranquila, se tornó violento aquel 15 de abril de 2018, cuando Román Ariel irrumpió disparando un arma de fuego.

 

Alrededor de las 18:30 horas, Carlos Manuel “N.” y su esposa María del Rosario “N.”, ambos de 43 años, convivían con su familia en un domicilio en la colonia Centro, en Bácum, sentados alrededor de una mesa.

 

De pronto, el ahora sentenciado llegó y empezó a disparar contra él, quien todavía intentó quitarle el arma, pero por impactos recibidos y la sorpresa no pudo hacerlo.

 

El sujeto también atacó a la esposa de la víctima, quien herida quedó sentada, mientras que Carlos Manuel dio unos pasos y cayó, todavía con vida, lo que aprovechó el atacante para descargar su arma.

 

Su esposa quedó malherida, mientras el atacante huyó del sitio, mientras la esposa Manuel “N”,   fue auxiliada para recibir atención médica, fue al tercer día de los hechos, cuando perdió la vida por lesiones en órganos internos.

 

Antes, ella pudo identificar al agresor mediante fotografías, al igual que los testigos presenciales del ataque, quienes habían proporcionado datos para que se elaborara un retrato hablado.

 

De inmediato, personal de la Fiscalía de Justicia de Sonora inició con las indagatorias, a través del Agente del Ministerio Público y elementos de la Agencia Ministerial de Investigación Criminal (AMIC).

 

Debido a que Carlos Manuel “N.” fungía, al momento de la agresión, como Ministerio Público en Ciudad Obregón, las indagatorias partieron de los casos que estaba llevando.

 

Se derivó de uno en especial, donde Román Ariel “N.” figuró en una anterior aprehensión por narcomenudeo y posesión de arma de fuego.

 

Debido a que se tenía su fotografía, se cotejó con el retrato hablado y con los testigos presenciales de la agresión armada, resultando positivo al reconocimiento facial, así como con otros datos de prueba.

 

Fue asegurado por oficiales de Seguridad Pública Municipal en otra acción, ejecutando agentes así AMIC la orden de aprehensión el 12 de junio de 2018, donde quedó a disposición del Juez de Control.

 

Todo lo anterior, quedó evidenciado ante el Juez de Oralidad, la Fiscalía de Justicia presentó a 22 testigos: Presenciales, el cuerpo de peritos de la FGJE, agentes AMIC y del Ministerio Público que dirigieron y coadyuvaron en la investigación de los hechos.

 

Los testigos no dudaron en señalar a Román Ariel “N.”, ya que lo tuvieron a un metro de distancia, aproximado, en condiciones de visibilidad que les permitió apreciar sus características.

 

También coincidieron que nunca olvidarían el rostro de la persona que les había hecho tanto daño.



Comentarios de esta nota
Comenta esta nota
Propone  Miroslava Lujan crear Fiscalia Especial de Personas Desaparecidas
Medios Internacionales