Muere ex general argentino Luciano Menéndez, acusado de genocidio

La Jornada
2018-02-28

Buenos Aires. "Se murió La Muerte", fue la frase que este martes circuló durante todo el día al referirse al fallecimiento del ex general de División Luciano Benjamín Menéndez, que acaba de morir a los 90 años de edad en Córdoba, la ciudad donde, entre 1975 a 1979, comandó el temible Tercer Cuerpo de Ejército, sembrando el terror en esa y otras provincias que estaban bajo su mando.

Menéndez, tenía 13 condenas a cadena perpetua por los crímenes cometidos durante la pasada dictadura cívico militar. Estaba internado desde el 7 de febrero en el hospital Militar de Córdoba y su estado era irreversible. 

Los hijos de Desaparecidos H.I.J.O.S de esta Capital escribieron en twitter :"SE MURIÓ LA MUERTE: a las 11:20 murió el genocida Luciano Benjamín Menéndez. A diferencia de sus víctimas, se sabe la hora, el lugar y su familia puede despedirlo. Llegó a ser condenado en cárcel común, perpetua y efectiva, el único lugar para un genocida. ¡30.000 (desaparecidos) presentes”, mientras que los organismos de derechos humanos se lamentaron por el “silencio que se lleva a la tumba”, ya que siempre se negó a hablar sobre adonde habían sido llevados los desaparecidos y los niños nacidos en cautiverio robados a sus padres. 

En el año 1984 quedó registrada su fotografía cuando familiares de sus víctimas le gritaron “asesino” y él intentó atacarlos. 

Fue condenado en juicios por donde pasaron decenas de sus víctimas y familiares y testigos, a los que enfrentó con una conducta soberbia. En su historia criminal fue condenado por 52 homicidios, 260 secuestros y 656 casos de tortura, pero por supuesto fueron muchísimos más, ya que su esfera abarcaba varias provincias. 

Formaba el grupo de los “más duros”, con sus temibles compañeros el almirante Emilio Massera; el general Ramón Díaz Bessone, su colega, Guillermo Suárez Mason, Santiago Omar Riveros, entre otros que encabezan las listas de los mayores asesinos de la pasada dictadura militar (1976-1983.

 

Le decían Cachorro, Chacal o Hiena.

 

Las abuelas de Plaza de Mayo recordaron que fue el genocida “con el récord de condenas a perpetuas” , y fue una de las noticias de este día. “Como todos los otros nunca mostró ni el más leve arrepentimiento”, sostuvieron las víctimas a las que miraba con desprecio cuando relataban los horrores vividos. 

En tanto, el gobierno del presidente Mauricio Macri se convirtió en el primero que cierra escuelas. La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugencia Vidal, comenzó cerrando nueve escuelas en el Tigre, en la zona del Delta, al considerarlas “no rentables” y luego continuó con escuelas rurales en la provincia de Buenos Aires sumando ahora el número de 76, ante las protestas de maestros, padres y personalidades que recuerdan que esto sucede cuando se está homenajeando el centenario de la Reforma Universitaria en Argentina, que fue un modelo para la región y el mundo.

Grave también es que la Sala II de la Cámara Federal porteña confirmó los procesamientos y dispuso las prisiones preventivas de César Javier Arakaki y Dimas Fernando Ponce, dos manifestantes del Partido Obrero acusados por las lesiones a un policía de la ciudad en el marco de la protesta frente al Congreso del pasado 18 de diciembre contra la reforma previsional. 

El Partido Obrero respondió que esta decisión de disponer la prisión preventiva para Arakaki y Ponce constituye un nuevo ataque al derecho a la movilización y a la protesta contra el plan de ajuste oficial, a días de otra enorme movilización popular, esta vez en ocasión del Día de la Mujer Trabajadora. 

Señalan que ante la ausencia de pruebas la Cámara Federal de Apelaciones se vio obligada a revocar varias de las acusaciones y denuncian que esta decisión está basada en el prejuicio, o lo que es lo mismo, en el desconocimiento de los hechos. “Queda en evidencia que la decisión de dictar la prisión preventiva a Arakaki y Ponce debe ser caracterizada como una acción de amedrentamiento a todos los luchadores populares que enfrentan el plan de guerra de Macri contra los trabajadores y el pueblo” señalan. 

Otro tema que encendió señales rojas es que el diario Clarín mencionó que árbitros de fútbol habían previsto suspender los partidos cuando los hinchas insultaran al presidente Macri, como ha sucedido en todos los últimos encuentros y en distintas canchas. Así lo confirmó Guillermo Marconi, presidente de uno de los sindicatos de árbitros, quien consideró que lo que “estamos viendo si es un acto de discriminación”. Pero también ahora los cánticos insultantes se repiten en recitales, en el metro, en las murgas del carnaval y en distintos lugares, lo que es considerado por analistas como un serio mensaje contra las políticas antipopulares del gobierno. Esta, sin dudas, es una expresión popular espontánea, que se fue extendiendo, por lo cual recuerdan al gobierno que debe reflexionar sobre lo que está sucediendo.

Comentarios de esta nota
Comenta esta nota
Reciben propuestas para reforma de la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente
Medios Internacionales