Sospechoso de ataque en metro de NY, acusado de terrorismo

Redacción
2017-12-12

Nueva York. La justicia estadunidense acusó este martes de terrorismo y de apoyar al grupo Estado Islámico al sospechoso del atentado con bomba el lunes en el metro de Nueva York, un inmigrante de Bangladesh que se habría radicalizado tras llegar a Estados Unidos.


El fiscal federal de Manhattan se prepara para inculpar rápidamente a Akayed Ullah, de 27 años, por cinco cargos, según la demanda que interpuso este martes.

Ullah, residente de Brooklyn y quien llevaba sujeta a su cuerpo una bomba que explotó parcialmente el lunes en un túnel del metro cerca de Times Square, será acusado principalmente por la fiscalía de apoyar a EI, de utilizar armas de destrucción masiva y de colocar una bomba en un lugar público.

Debido a su explosión temprana, la bomba dejó únicamente tres heridos leves. Salvo el autor de los hechos, que quedó seriamente afectado y se encuentra hospitalizado.

La radicalización de Ullah, llegado a Estados Unidos en 2011, se remonta "al menos a 2014", cuando comenzó a ver por internet propaganda difundida por EI, según la querella.

Los investigadores apuntan a que el hombre comenzó a reunir "hace dos o tres semanas" el material necesario para la fabricación de una bomba artesanal -guirnaldas eléctricas, una pila de 9 voltios, tornillos de metal- que ensambló en su apartamento.

Justo antes de la explosión de la bomba el lunes, el sospechoso publicó un mensaje en Facebook dirigido al presidente estadounidense: "Trump, has fracasado en proteger a tu país". Así como otra declaración dirigida a los partidarios del grupo yihadista "para mostrar que había cometido el ataque en nombre de EI", también según el documento.

Inquietante

Las informaciones difundidas por el fiscal parecen confirmar que Ullah se radicalizó ya una vez en Estados Unidos.

Un alto responsable bangladesí de contraterrorismo confirmó a la AFP que el "nombre del sospechoso no está en nuestra larga lista de personas radicalizadas o miembros de grupos terroristas". Aún así, las autoridades locales de ese país mayormente musulmán continúan investigando.

El martes, interrogaron a la familia del sospechoso que sigue en Daca, comenzando por su mujer de 25 años y su padre, aunque ninguno de ellos es sospechoso.

Un amigo de la familia de Ullah informó que se había casado hace dos años, pero que no había llevado a su mujer a Estados Unidos y que volvía frecuentemente a su país, afectado por una serie de ataques yihadistas en los últimos años.

Su último viaje fue en septiembre, tras el nacimiento de su primer hijo, cuando pasó un mes con la familia, según ese conocido, que también aseguró que el hombre oraba "cinco veces al día en la mezquita".

Tras su llegada a Nueva York con una visa de reagrupamiento familiar -su tío, naturalizado estadounidense, estaba instalado en Brooklyn, según el New York Times- Ullah comenzó, como muchos inmigrantes, como chófer de taxi para luego trabajar como electricista, según medios.

En los últimos tiempos vivía en una zona de Brooklyn con mucha población originaria de Bangladés.

Sus señales de radicalización pasaron aparentemente inadvertidas para la policía de Nueva York, ciudad donde los recursos antiterroristas han sido reforzados considerablemente después de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

El alcalde Bill de Blasio aseguró en la noche del lunes que la policía hace un trabajo de detección "muy sólido" y que se beneficia de una cooperación fortalecida con las diferentes comunidades inmigrantes.

 

Comentarios de esta nota
Comenta esta nota
Reciben propuestas para reforma de la Ley de Equilibrio Ecológico y Protección al Medio Ambiente
Medios Internacionales